QUE RECOMIENDO  
 
 
   
 
 
  Libros de Interés  
     
     
  Yo, Claudio  
  Sumergirse en las entrañas del Imperio Romano y salir avante.  
     
     
  La dicha de vivir  
  ¿Qué nos llevamos de esta vida en el final de nuestros días?  
     
     
  Dostoievski, el Genio diabólico de Rusia.  
  Cosas que quizás no sabías sobre este gran autor ruso.  
     
     
  ¿Por qué leer a Sherlock Holmes?  
  Unas cuantas razones por las cuales leer al mejor detective del mundo.  
     
     
  La era del vacío  
  La era del narcisismo.  
     
     
  El Informe de Brodie  
  Un cuento de Jorge Luis Borges.  
     
     
  El arte de ser según Fromm  
  ¿Estamos viviendo como deberíamos vivir?  
     
     
  El Principiante  
  Tu primera vez en el hipódromo podría ser lo que esperabas.  
     
     
  Rutilio da cuenta de su vida  
  Un viaje fantástico obra de Miguel de Cervantes.  
     
     
  Circe  
  Un cuento de Julio Cortázar.  
     
     
  El Presidente del Jurado  
  Un excelente cuento de Charles Dickens  
     
     
  Heidegger y el Dasein  
  Estoy aquí-ahora y soy.  
     
     
  Razones por las cuales los libros impresos ¡son lo mejor!  
  Sin duda los libros son nuestros consentidos.  
     
     
  Hermann Hesse: la profundidad detrás de la simpleza  
  Detrás de una narrativa aparentemente simple, hay profundidades insospechadas.  
     
     
  No arrepentirse de nada  
  Del Amor y la religión de Soren Kierkegaard  
     
     
  Nido de Avispas  
  Hércules Poirot salva algo más que la vida de su amigo.  
     
     
  Lluvia, lluvia, vete lejos  
  Un cuento de Isaac Asimov.  
     
     
  Matilde Asensi y El último Catón  
  Es una combinación magistral de aventura e historia con la que Matilde Asensi nos atrapa para no dejarnos escapar.  
     
     
  El Dadaísmo  
  La transgresión del lenguaje y otros "antis".  
     
     
  El Aleph  
  De Jorge Luis Borges  
     
     
  El Huésped de Drácula  
  Un escalofriante cuento de Bram Stoker  
     
     
  Los seductores de la Literatura  
  Desde Carmen hasta Romeo.  
     
     
  ¿Y si Saramago tuviera razón?  
  "El evangelio según Jesucristo" de José Saramago  
     
     
  Animales fantásticos y dónde encontrarlos  
  Todo lo que debes saber sobre animales fantásticos del mundo de la magia.  
     
     
  Leopardo al sol  
  Una historia entre Montescos y Capuletos colombianos.  
     
     
  La literatura de Haruki Murakami  
  Leerlo o no leerlo, he ahí el detalle...  
     
     
  Fragmento Pedro Páramo  
  El libro de Juan Rulfo.  
     
     
  Baltasar Gérard  
  ¿Vale la pena perderlo todo por una riesgosa fortuna?  
     
     
  El Principito  
  Un fragmento del libro de Antoine de Saint-Exupéry  
     
     
  ¡Esto es un libro!  
  En verdad, ¡C´est un livre!  
     
     
  La odisea de Leopoldo Bloom  
  Razones de mucho peso para leer el gran clásico de James Joyce.  
     
     
  El Amor de Clarice Lispector  
  El abrumador amor que inflama al mundo.  
     
     
  El Contertulio  
  Miguel de Unamuno escribe un cuento en el que se ejemplifica muy bien lo que es la patria, la verdadera patria.  
     
     
  Deseo y posesión  
  Un cuento corto de Alejandro Dumas, padre.  
     
     
  En la vida de: Federico García Lorca  
  Su gusto por la literatura y música...  
     
     
  Artaud, el loco  
  Un hombre que creyó en el cuerpo como la puerta de entrada al entendimiento de nuestra existencia.  
     
     
  Una cabeza picoteada por los pájaros  
  Una crónica de Mario Bellatín que explora el viaje post mortem de Marcel Duchamp.  
     
     
  El gran Fiodor Dostoievski  
  El gran conocedor del alma humana.  
     
     
  Destino  
  Un poema de Rosario Castellanos  
     
     
  1984 y la pregunta ¿somos libres?  
  ¿Ficción o realidad?  
     
     
  Evy y Arcilla  
  Estos cuentos de James Joyce nos hablan de dos jóvenes diferentes pero esencialmente iguales...  
     
     
  Historia Universal de la Infamia  
  El estilo barroco de un libro con historias que cambian a conveniencia del escritor.  
     
     
  Historia de O  
  La sensualidad y el erotismo de este libro fue censurado durante años, aún así, dio la vuelta al mundo...  
     
     
  Matar un ruiseñor  
  La novela de Harper Lee...  
     
     
  Los amantes caníbales  
  La más reciente novela de Pablo Illanes.  
     
     
  Cuento Azul  
  El mar, las joyas y una muchacha forman parte de este relato profundamente azul.  
     
     
  La Falsa Pista  
  Un recuerdo a la memoria de Henning Mankell.  
     
     
  El Coloquio de los Perros  
  Un cuento sobre dos perros muy interesantes por Miguel de Cervantes Saavedra.  
     
     
  Los 5 héroes de la Literatura  
  Desde Simbad el valiente hasta Phileas Fogg...  
     
     
  Sorgo rojo  
  El libro que Mo Yan escribió para disfrutar en calma.  
     
     
  De mi vida. Escritos Autobiográficos de Nietzsche  
  Relatos que nos regalan un poco sobre la niñez de este poderoso filósofo.  
     
     
  El Gato Negro  
  Un cuento de Edgar Allan Poe  
     
     
  No se me importa un pito  
  ...no les perdono que no sepan volar.  
     
     
  El Remordimiento  
  Jorge Luis Borges  
     
     
  Cuerpo de Mujer  
  Un cuento de Ryunosuke Akutagawa.  
     
     
  Memoria  
  Por Dionisio Ridruejo  
     
     
  5 poderosas razones por las cuales leer a Kafka  
  Algunas poderosas razones para disfrutar de sus grandes obras  
     
     
  Epigramas  
  Del poeta Ernesto Cardenal  
     
     
  Papeles Inesperados  
  Un libro que tienes que desmenuzar con tus propios ojos, a solas, disfrutarlo.  
     
     
  Las aventuras del fusilero Sharpe  
  Uno de los oficiales más temibles...  
     
     
  El tributo de Sartre a Camus  
  Tras su trágica muerte, Sartre rindió un tributo al que fue su amigo.  
     
     
  Los libros palomeros  
  Libros para entretener.  
     
     
  Huéspedes Inesperados  
  Una novela de Sadie Jones  
     
     
  Hipatia de Alejandría  
  La primera mujer matemática.  
     
     
  Jorge Luis Borges  
  "Es supersticiosa y vana la costumbre de buscar sentido en los libros, equiparable a buscarlo en los sueños o en las líneas caóticas de las manos."  
     
     
  Las curiosidades de Truman Capote  
  No sólo la historia detrás de A sangre fría es interesante.  
     
     
  Sonatina  
  Un poema de Rubén Darío.  
     
     
  El Nautilus y el Obús  
  Los más increíbles viajes de Julio Verne comienzan con un encierro necesario...  
     
     
  La Llamada  
  Una obra existencialmente divertida  
     
     
  Erotismo literario  
  Si eres una de esas personas listas para experimentar con los placeres de la seducción literaria, la tripulación te entrega esta lista de obras.  
     
     
  Maestros de vida  
  ¡Felicidades en su día!  
     
     
  Grandes escritores que no sabías que eran en realidad escritoras  
  Con un seudónimo masculino estas autoras dieron a conocer su gran trabajo literario.  
     
     
  Sanshiro  
  El imperdible de Natsume Sōseki.  
     
     
  Entrevistando A: Jesús Carnerero  
  La maravillosa historia detrás de sus historias.  
     
     
  Clarividencia Literaria  
  Cuando el futuro nos alcanzó  
     
     
  Las frases épicas de La Tregua  
  La novela de Mario Benedetti.  
     
     
  Putas asesinas  
  13 cuentos de Roberto Bolaño.  
     
     
  Libros que te dejarán con el ojo cuadrado...  
  Algunos libros que te harán ver la realidad de una forma diferente.  
     
     
  El Recuentero: Domingo Villamil  
  Luchador, actor, profesor y cuenta cuentos, eso y más es Domingo Villamil.  
     
     
  El tiempo y la mente según Hannah Arendt  
  ¿Qué es lo que hace que percibamos el tiempo?  
     
     
  Roland Barthes  
  Un autor que te proporciona una visión distinta del mundo en el que vivimos.  
     
     
  Friederich Schelling  
  Uno de los grandes exponentes del idealismo alemán.  
     
     
  La Estirpe del silencio  
  Un gran libro de Sandra Lorenzano  
     
     
  Annabelle Lee  
  Un excelente poema de Edgar Allan Poe  
     
     
  El Armario  
  Un cuento de Thomas Mann que deja todo "al aire".  
     
     
  Rebeldía y filosofía  
  Sócrates y Spinoza, dos filósofos que fueron los "chicos malos" de su época.  
     
     
  La existencia es dura...  
  Los personajes literarios que más sufren su existencia.  
     
     
  La vida de Amado Nervo  
  Una historia a través de su amada inmóvil.  
     
     
  Beowulf  
  Los monstruos y los críticos.  
     
     
  Tres vidas de santos  
  Un libro de Eduardo Mendoza  
     
     
  Una nueva mirada de Los Viajes de Gulliver  
  Vale la pena volver a leer esta obra con otros ojos, hallar los detalles finos que Swift nos deja.  
     
     
  Las grandes enseñanzas de Goethe  
  Una de las más grandes mentes de la historia de la humanidad.  
     
     
  Contigo en la distancia  
  De la escritora Carla Guelfenbein, ganadora del Premio Alfaguara 2015.  
     
     
  Sofía de los Presagios  
  La novela más reciente de la poetisa Gioconda Belli.  
     
     
  Séneca el Joven, Séneca el moralista  
  Algunos de sus mejores pensamientos.  
     
     
  Que la ficción no se vuelva realidad...  
  ¡Que no ceje la lucha por la justicia y la verdad!  
     
     
  Oliverio Girondo  
  Color e ironía  
     
     
  El Solitario  
  Un cuento de Horacio Quiroga  
     
     
  La vida de los Elfos  
  El poder de los sueños y la imaginación.  
     
     
  Todo cuenta: del pasado remoto al futuro incierto.  
  Un libro hecho en casi 50 años.  
     
     
  El Mito de Sísifo  
  Nuestro interior es la mejor arma en contra del absurdo.  
     
     
  El Extranjero  
  La obra más provocadora de Camus...  
     
     
  Una pequeña fábula  
  De Franz Kafka, un texto corto y a la cabeza.  
     
     
  La mujer comestible  
  Una novela de la poetisa Margaret Atwood  
     
     
  La maldición de ser poeta  
  La historia de 10 personajes y su maldición.  
     
     
  Los más rudos de la literatura  
  James Bond, Jason Bourne y hasta El Zorro están en esta lista.  
     
     
  La maldición del Gran Gatsby  
  El Gran Gatsby es un retrato de la inserción social y su hipocresía, del “amor” que nace de este proceso y su frágil lealtad.  
     
     
  Nadie sabe...  
  En este cuento nunca sabrás qué ocurrió.  
     
     
  La vida instrucciones de uso  
  La Vie mode d'emploi, un libro de Georges Perec  
     
     
  Aurora Boreal  
  Un brutal asesinato, una comunidad religiosa, una heroína por añadidura.  
     
     
  Un breve episodio para pensar  
  En diversos lugares y tiempos del mundo se juntan para una tertulia omnipresente Kierkegaard, Faulkner, entre otros.  
     
     
  Un Artista del Hambre  
  Un relato corto pero contundente de Franz Kafka  
     
     
  La amistad de Tom Sawyer y Huckleberry Finn  
  La obra maestra de Mark Twain  
     
     
  Entrevistando A: Andrés Acosta  
  Nuestro regalo en el Día Internacional del Libro  
     
     
  Las fabulas  
  A que aprendiste mucho con ellas.  
     
     
  El libro negro de Orhan Pamuk  
  Misterio, mucho misterio.  
     
     
  Lo aires difíciles de Almudena Grandes  
  Profunda introspección psicológica de dos personajes muy interesantes.  
     
     
  El fantasma de Canterville  
  La burla de la familia Otis...  
     
     
  Amrita  
  Un libro de Banana Yoshimoto  
     
     
  F. Hölderlin  
  Un hombre que escribe a la grandeza  
     
     
  El Diario de un Loco  
  Un relato corto pero poderoso de Lu Xun  
     
     
  ¿Plañidera?  
  El arte de llorar  
     
     
  André Breton  
  El acto surrealista y la escritura automática  
     
     
  Los libros que cambiaron el 2014  
  Una lista que te recomendamos ampliamente para iniciar el año leyendo.  
     
     
  Las enseñanzas de Alfie el seductor  
  Un desvergonzado seductor y las frases de sus vivencias.  
     
     
  De la Seducción  
  Un gran libro de Jean Baudrillard, ampliamente recomendable  
     
     
  El cementerio de los libros olvidados  
  El inicio de la saga literaria de Carlos Ruíz Zafón  
     
     
  50 Sombras de Grey: el misterio detrás de su éxito  
  La obra de E.L. James que invade el mundo literario, ¿cuál es el secreto de su éxito?  
     
     
  Esta tarde mi bien  
  Por Sor Juana Inés de la Cruz  
     
     
  Derrida y la de-construcción  
  ¿Existen cosas indecidibles? Derrida nos dice que sí.  
     
     
  El Vencedor  
  Este cuento de César Vallejo te dejará pensando sobre si la victoria se alcanza al ganar algo.  
     
     
  Caín de José Saramago  
  “Qué diablo de Dios es éste que, para enaltecer a Abel, desprecia a Caín”  
     
     
  Los 5 mejores cuentos infantiles  
  Regala uno este 30 de abril  
     
     
  Elizabeth  
  Una historia-poema de Henry Wadsworth Longfellow  
     
     
  El Último Dickens  
  Matthew Pearl nos ofrece una novela en la que se busca encarnizadamente el final del Misterio de Edwin Drood.  
     
     
  La maleta de la Señora Sinclair  
  Un libro de Louise Walters  
     
     
  A 65 años del Laberinto de la Soledad  
  A 65 años del Laberinto de la Soledad, ¿en dónde estamos? ¿seguimos siendo los mismos?  
     
     
  Libros y ¡buenas noches!  
  La garantía para un sueño placentero y la llave para el mundo onírico.  
     
     
  Julio Cortázar, cien años embelleciendo lo cotidiano  
  Recordando al gran literato argentino  
     
     
  La Alquimia del Verbo  
  Parte de "Una temporada en el infierno" de Arthur Rimbaud  
     
     
  La Caída  
  Una novela de Albert Camus  
     
     
  Letras expansivas: Escritura y edición digital  
  Las ventajas de lo digital son muchas pero dos de las más notables: jugar con el hipertexto y la interconectividad.  
     
     
  La Libertad de Sartre  
  "El hombre nace libre, responsable y sin excusas" Sartre  
     
     
  La primera villana de la literatura  
  La tragedia de Eurípides da vida a la que se considera es la primera villana de la literatura.  
     
     
  Las Calaveritas Literarias, una tradición muy mexicana  
  Muchachos se acerca el Día de Muertos, hora de dedicarle a alguien una calaverita…  
     
     
  El fantasma en la máquina  
  La analogía de la máquina que es el ser humano...  
     
     
  50 Libros de autores latinoamericanos que debes de leer!  
  Te preparamos esta lista con algunos de los grandes títulos de autores de América Latina.  
     
     
  Un Cuento de Navidad  
  Un gran clásico para estas fechas a cargo de Charles Dickens.  
     
     
  Lista de recomendaciones sobre escritores franceses  
  Te compartimos un listado de sugerencias sobre qué autores franceses leer.  
     
     
  El Tesoro de Lue. Ep. 4: Mejores Libros de Novelistas Mexicanos  
  El Tesoro de Lue te trae mensualmente conteos y material interesante del mundo de la cultura y las artes.  
     
     
  Los mejores villanos de la historia de la Literatura (parte 2)  
  Seguimos con nuestro conteo  
     
     
  Instrucciones para vivir en México: La idiosincrasia de Ibargüengoitia  
  Ibargüengoitia utiliza su clásico estilo crítico y satírico para comentar y criticar lo que significa ser mexicano.  
     
     
  La Panza del Tepozteco  
  Un libro para todas las edades, escrito por José Agustín, que nos lleva por los caminos del mundo del México Prehispánico.  
     
     
  El Innombrable de Beckett  
  A 109 años de su nacimiento  
     
     
  Golpe de Agua: José Falconi  
  “Los ríos no se detienen, cambian de nombre, pero seguirán siendo ríos.”  
     
     
  El Príncipe de Maquiavelo  
  Gracias a él, se acuñó el maquiavelismo.  
     
     
  Algunas teorías locas sobre Harry Potter  
  Algunos fans aunque la saga del famoso mago llegó a su fin, siguen generando teorías sobre los libros.  
     
     
  A propósito de los cien años del natalicio de Octavio Paz  
  Por Raúl Orrantia Bustos  
     
     
  5 Datos Literarios Interesantes sobre Navidad  
  Los grandes escritores tienen sus grandes historias sobre estas festividades.  
     
     
  Concurso de Cuento: Las Historias del Cosmos  
  Decía Pitágoras que el cosmos está armonizado por melodías infinitas. Te invitamos a que tu pluma e ideas creen una Historia del Cosmos.  
     
     
  Crónica de una muerte anunciada  
  Aquella que nos lleva a través de un crimen real pero con mucho humor.  
     
     
  El Recado, Elena Poniatowska Amor  
  Te compartimos el recado de Elena Poniatowska: que te diga que vine.  
     
     
  El perdido arte de escribir una carta a mano  
  Los tiempos modernos nos llevaron a olvidar el exquisito arte de escribir una carta a puño y letra.  
     
     
  Las Letras de Septiembre  
  Te compartimos nuestra compilación de frases del mes patrio, que conjuntó a lo mejor de nuestros escritores y artistas.  
     
     
  Patrick Modiano, ¿Quién es él?  
  Nobel de Literatura 2014, ¡habrá que leerlo!  
     
     
  ¡Diles que no me maten!  
  Este cuento de Juan Rulfo habla de venganza y de las ganas de vivir al saberse muerto.  
     
     
  Día de muertos a través de unos extranjeros ojos  
  "En cada noviembre / que viene la abuela / nos trae, como siempre / historias, sorpresas”  
     
     
  De libros gratuitos y otras sorpresas en...  
  La Dirección General de Bibliotecas del CONACULTA te ofrece amplios recursos literarios, descubrelos!  
     
     
  Haruki Murakami y su 1Q84  
  La evolución en la literatura posmoderna.  
     
     
  Dante: Del Infierno a La Vida Nueva  
  Ecce deus fortior me, veniens dominabitur mihi: He aquí un Dios más fuerte que yo, que viene a dominarme.  
     
     
  Silencio  
  Por Edgar Allan Poe  
     
     
  Instrucciones para leer Rayuela  
  Una de las obras del festejado autor argentino Julio Cortázar más conocidas es “Rayuela”, una novela especial por su estilo y temáticas  
     
     
  ¿Dónde estás corazón? De Beatriz Espejo  
  Un libro que relata la leyenda del virrey de la Nueva España, Don Baltasar de Zúñiga y Guzmán  
     
     
  Sor Juana Inés de la Cruz  
  Los datos curiosos de su vida  
     
     
  Simone de Beauvoir  
  La libertar sobre el amor. La libertad sobre Sartre.  
     
     
  Las Mejores Historias Siniestras  
  Entérate de la noche siniestra que pasó nuestra tripulación en compañía de grandes escritores y sus relatos obscuros...  
     
     
  El color de los sueños  
  Una joven alza el vuelo gracias a la inspiración de los libros.  
     
     
  100 Libros que no debes dejar de leer  
  Literatura Universal de Cajón! Te presentamos una lista de 100 títulos que debes tener en tu biblioteca personal.  
     
     
  Dante: La Vida Nueva  
  Te compartimos algunos fragmentos de la obra "La Vida Nueva" de Dante Alighieri.  
     
     
  Octavio Paz y su centésimo onomástico  
  Este mes de marzo se cumplen 100 años del nacimiento de uno de los poetas mexicanos más eminentes que ha dado la historia.  
     
     
  Shakespeare: Datos curiosos  
  Las muertes de Shakespeare, Cervantes y el Inca Garcilaso de la Vega, en 1616 dieron vida a la celebración del Día Mundial del Libro.  
     
     
  Los mejores villanos de la historia de la Literatura  
  Los personajes más odiados de la historia  
     
     
  Carta de amor de Adolfo Bioy Casares a Elena Garro  
  Del puño y letra de Bioy Casares  
     
     
  El Tiempo Suspendido  
  Juan Saravia nos regala una pequeña novela plagada de imágenes poéticas e inspiración otorgada por Clarice Lispector  
     
     
  La tía Julia y el escribidor de Mario Vargas Llosa  
  "El amor no es nada más que una ilusión generada por una mala digestión"  
     
     
  El Mundo de Dante  
  Te compartimos algunos sitios de internet altamente recomendados sobre la vida y obra de Dante Alighieri  
     
     
  El Complot Mongol  
  Un thriller muy interesante del escritor mexicano Rafael Bernal, que vale la pena leer.  
     
     
  Cosas que quizá no sabías sobre Gabo  
  La muerte de Gabriel García Márquez el pasado 17 de abril, marca el final de otra existencia destacada en el mundo literario.  
     
     
  Existencialismo: Algunas recomendaciones  
  Una corriente que ha dado una gama importante de autores y obras y que por supuesto es digna de probarse, aquí algunas sugerencias.  
     
     
  El Canto del Cuco  
  Robert Galbraith nos lleva a una historia de misterio y ambiente detectivesco.  
     
     
  Tristania  
  Un cine, un par de hermanos amantes del gore, zombies y hasta juegos de rol en esta historia de Andrés Acosta por Ediciones El Naranjo.  
     
     
  A la Deriva  
  Un cuento corto de Horacio Quiroga que deja la existencia a la deriva.  
     
     
  Te quiero  
  Por Mario Benedetti  
     
     
  Notas sobre el encuentro con Luigi Amara  
  Un recorrido sobre el encuentro que se dio con el autor en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia  
     
     
  La Selección Mexicana de Literatura  
  Si se pudiera formar una selección mexicana de escritores, ¿a quiénes seleccionarías?  
     
     
  Decálogo de un Buen Lector  
  Como si lo hubíeramos sacado del mismísimo Manual de Carreño  
     
     
  Canta la Hierba  
  La primera novela de Doris Lessing (1950)  
     
     
  Las Novelas que todo mundo debería leer  
  ¿Cuáles son las novelas más recomendadas en el mundo? El sitio www.informationisbeautiful.net nos sugiere una lista.  
     
     
  5 libros de Samuel Beckett que tienes que leer  
  Disfruta alguno de ellos en estas vacaciones  
     
     
  El Príncipe Idiota  
  Una de las obras maestras del gran Fedor Dostoievski  
     
     
  La Muerte y Horacio Quiroga: amigos inseparables  
  Horacio Quiroga vivió una vida trágica, en constante contacto con la muerte que dio vida a un estilo literario trágicamente hermoso.  
     
     
  Recomendaciones: Autores ingleses  
  Como resultado de la votación de la semana pasada, te compartimos una lista de recomendaciones de autores ingleses.  
     
     
  Cometas en el cielo  
  "Por ti lo haría mil veces"  
     
     
  La Insoportable Levedad del Ser  
  Milán Kundera escribió una obra filosófica, que al explorar la esencia existencial de sus personajes te cambia la vida.  
     
     
  Doctor Seuss: Un mundo de fantasía  
  Un hombre preocupado por un sueño: crear un mundo mejor.  
     
     
  Alicia guiará a los lectores por el País de las Maravillas  
  El maratón de lectura por el Día Mundial del Libro, este 23 de abril, estará dedicado a Lewis Carroll.  
     
     
  El Secreto Mejor Guardado de Tolstoi  
  Una de las obras menos conocidas, sin embargo más interesantes de León Tostoi.  
     
     
  Las aventuras de un Violonchelo  
  Un libro del Maestro Carlos Prieto  
     
     
  Cien Años de Cortázar  
  El 26 de agosto se celebró el aniversario número cien del nacimiento del autor argentino Julio Cortázar.  
     
     
  Fernando Bonilla y sus Tigres  
  El autor de "Los Tigres Mueren Despacio" nos platicó de su obra y se sus planes futuros.  
     
     
  El Secreto de las Palabras Vol. 2  
  El fino arte de saber un poco más sobre palabras que ni te imaginarías su significado real...  
     
     
  El Extraño Caso de Charles Dexter Ward  
  H.P. Lovecraft nos adentra a un relato ominoso en el cual extrañas criaturas y obscuras criaturas rondan la realidad.  
     
     
  El Túnel  
  De Ernesto Sábato, un libro que llega a tus manos en el momento indicado.  
     
     
  Presentando a: Daniel Escoto  
  Un Güero en traje Nehru, narrador y guionista, amante de la Mujer de Pieles Infinitas.  
     
     
  Jacobo reloaded  
  Bellatín nos lleva a través de una historia, dentro de otra historia dentro de otra historia  
     
     
  Corazón Editorial  
  “Una descripción cruda de todo tipo de situaciones y, sin embargo, cualquiera puede leerlos..." -Gargallo  
     
     
  George Orwell, el denunciante del engaño universal.  
  "En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario".  
     
     
  El amor en tiempos de Twilight  
  Un cliché exitoso...  
     
     
  El Secreto de las Palabras Vol. 3  
  Las palabras palindrómicas más largas.  
     
     
  Nosotras que nos queremos tanto  
  Una obra de Marcela Serrano, escritora chilena, ganadora del Premio Sor Juana en 1994  
     
     
  Abril Rojo de Santiago Roncagliolo  
  Premio Alfaguara de Novela 2006  
     
     
  Cristo con un fusil al hombro de Ryszard Kapuściński  
  "La propia esencia humana hace más complejos los conflictos"  
     
     
  La autopista del Sur  
  Una gran representación de la humanidad pero "en chiquito"  
     
     
  Cuentos de Hadas no tan famosos, pero grandiosos  
  Algunos excelentes cuentos que te ayudarán a salir de la rutina de lo conocido.  
     
     
  El Extranjero  
  Una obra clásica de Albert Camus  
     
     
  El Secreto de las Palabras Vol. 1  
  El fino arte de saber un poco más sobre palabras que ni te imaginarías su significado real...  
     
     
  ¿El Señor de los Anillos en 5 minutos?  
  Este video trata de resumir en 5 minutos la vasta obra de J.R.R Tolkien.  
     
     
  Roberto Bolaño y Los detectives salvajes  
  La controversia del infrarrealismo  
     
     
  Libros digitales versus libros impresos: la batalla del siglo XXI  
  Habrá quien siempre quiera conservar el olor de las páginas impresas...  
     
     
  Las cinco mejores escritoras en la literatura hispana  
  El mundo mágico y la capacidad narrativa envuelto en el gran talento de estas 5 mujeres  
     
     
  Nocturno de la Noche  
  José Revueltas (1937)  
     
     
  Notas breves sobre el arte y modo de ordenar libros, por Georges Perec  
  Tomado de pensar/clasificar  
     
     
  Le decimos adiós a un octubre muy francés  
  Te compartimos las frases de los grandes artistas que engalanaron nuestros timelines  
     
 
El Gato Negro
Un cuento de Edgar Allan Poe
 

Cuento de Edgar Allan Poe, extraído de “Cuentos Clásicos del Norte. Primera Serie”. Con la traducción de Carmen Torres Calderón. Biblioteca Interamericana. https://www.gutenberg.org/files/46196/46196-h/46196-h.htm#EL_GATO_NEGRO

Imagen: Jacinta Iluch Valero (flickr)

NO espero ni solicito fe para la narración tan sencilla como extravagante que está a punto de brotar de mi pluma. Locura sería en verdad el esperarlo, pues que mis propios sentidos rechazan su evidencia. Sin embargo, no estoy loco, ni estoy soñando, de seguro. Mas debo morir mañana y quiero hoy aligerar el peso de mi alma. Mi propósito inmediato es presentar llana y sucintamente a los ojos del lector, sin comentario de ninguna clase, una serie de simples acontecimientos domésticos. En sus consecuencias, estos acontecimientos me han aterrorizado, me han torturado, me han deshecho. A pesar de todo, no trataré de interpretarlos. Para mí sólo han representado el Horror; para muchos otros serán quizá no tanto terribles como baroques. Es posible que se encuentre después algún entendimiento que reduzca mi fantasma a los límites de lo vulgar; algún entendimiento más sereno, más lógico y mucho menos excitable que el mío, capaz de percibir en las circunstancias que expreso lleno de pavor, simplemente la sucesión ordinaria de las causas y efectos más naturales.

Desde mi niñez híceme notar por la docilidad y ternura de mi temperamento. La bondad de mi corazón revestía caracteres de delicadeza tan exquisita, que me hacía el blanco de las burlas de mis compañeros. Era particularmente afecto a los animales, y mis padres condescendían con esta inclinación procurándome gran diversidad de favoritos, a los que consagraba la mayor parte de mi tiempo; y nunca era tan feliz como cuando les alimentaba y acariciaba. Esta peculiaridad de mi carácter aumentó en la adolescencia, y aun en la virilidad derivaba de aquella fuente muchos de mis mejores goces. Apenas necesito explicar a los que hayan sentido afección por algún perro fiel e inteligente la intensidad de placer que produce este sentimiento. Existe en el amor generoso y abnegado de un irracional algo que va directamente al corazón de aquel que haya tenido ocasión de comprobar a menudo la ruin amistad y la lealtad tan deleznable del hombre.

Me casé joven y tuve la suerte de encontrar en mi mujer inclinaciones semejantes a las mías. Observando mi afición por los animales domésticos, no perdía ella ocasión de procurarse los más lindos. Teníamos pájaros, peces dorados, un perro fino, conejos, un pequeño mono y un gato.

Era éste un enorme y hermoso animal, enteramente negro, e inteligente hasta un grado excepcional. Al ocuparnos de su inteligencia, mi mujer, que tenía gran fondo de superstición, hacía frecuentes alusiones al antiguo concepto popular que considera brujas disfrazadas a todos los gatos negros. No que prestara ella fe a esta creencia; y si menciono la idea, es por la sencilla razón de que la recuerdo ahora de pasada.

Plutón, que así se llamaba el gato, era el preferido entre los diversos favoritos y mi compañero habitual de juegos. Solamente yo le alimentaba, y él acostumbraba seguirme por todas partes dentro de la casa; siéndome difícil evitar que hiciera lo propio también por las calles.

Nuestra amistad continuó así por varios años, durante los cuales, y a impulsos del demonio Intemperancia (me ruborizo al confesarlo), mi temperamento y mi carácter sufrieron radical alteración hacia el mal. Día por día hacíame más taciturno e irritable, y guardaba menos consideración a los demás. Aun me permitía usar con mi mujer un lenguaje destemplado, llegando después hasta la violencia personal. Mis favoritos hubieron de sentir, naturalmente, este cambio de disposición. No solamente les descuidaba, sino que abusaba de ellos. Todavía conservaba Plutón, sin embargo, ciertas prerrogativas que me impedían maltratarle, como lo hacía sin escrúpulo de ninguna clase con el mono, los conejos y aun el perro, cuando por cariño o por casualidad se atravesaban en mi camino. Pero la enfermedad avanzaba—¡el Alcohol es semejante a una enfermedad!—y al fin hasta Plutón que se volvía viejo, e impertinente en consecuencia, comenzó a sufrir los efectos de mi mal temperamento.

Una noche en que regresaba a casa muy embriagado, después de una orgía en una de mis guaridas habituales en la ciudad, se me ocurrió que el gato evitaba mi presencia. Cogíle entonces; y, en su terror por mi violencia, me infirió una pequeña herida mordiéndome la mano. Instantáneamente se apoderó de mí una furia demoniaca. No me conocía a mí mismo. Mi alma prístina parecía haber escapado en aquel momento de mi cuerpo; y una maldad diabólica, nutrida por la ginebra, estremecía todas mis fibras. Saqué un cortaplumas del bolsillo de mi chaleco, abríle, y deliberadamente arranqué de su órbita uno de los ojos del animal. ¡Me avergüenzo, me quemo, me horrorizo, al escribir esta abominable atrocidad!

Cuando al día siguiente volví a la razón, después de haber dormido los humos de la orgía nocturna, experimenté un sentimiento mitad de horror mitad de remordimiento por el crimen cometido; pero era apenas un sentimiento débil y equívoco que no llegó a conmover mi ánima. Me sumergí de nuevo en los excesos y ahogué pronto en vino la memoria de mi hazaña.

Al mismo tiempo el gato se recobraba lentamente. El hueco vacío del ojo presentaba, es verdad, terrible aspecto; pero el animal no parecía sufrir ningún dolor. Iba y venía por la casa como de costumbre; mas, como era de esperarse, huía aterrorizado a mi aproximación. Tenía yo todavía bastante corazón para sentirme apenado por esta evidente prueba de desafecto de parte de un ser que tanto me había amado en otro tiempo. Pero este sentimiento se convirtió pronto en irritación. Y se presentó entonces, para confirmar mi depravación final e irrevocable, el espíritu de Perversidad. De este espíritu no se ocupa la filosofía. Sin embargo, no estoy tan cierto de la existencia de mi alma como de que la perversidad es uno de los impulsos primitivos del corazón humano: una de las facultades primordiales e indivisibles que definen la orientación del carácter del hombre. ¿Quién no se ha sorprendido cien veces cometiendo alguna acción vil y torpe por la sola razón de que no debería hacerlo? ¿No existe acaso en nosotros, cierta perpetua inclinación a violar la Ley, contra todo el torrente de nuestro buen criterio, y sólo porque comprendemos que tiene razón de ser? El espíritu de perversidad, decía, vino a poner el colmo a mi depravación. Aquella ansia infatigable del alma de vejarse a sí misma, de violentar su propia naturaleza, de hacer el mal por puro gusto, me impulsaba continua y tenazmente a consumar el daño que había infligido al inofensivo animal. Una mañana, a sangre fría, pasé un lazo a su cuello y lo colgué de la rama de un árbol; lo ahorqué con lágrimas que corrían de mis ojos y el remordimiento más amargo que laceraba mi corazón; lo ahorqué porque sabía que me había amado y porque sentía que no me había dado motivo de ofensa; lo ahorqué porque comprendía que al hacerlo así cometía un pecado, un pecado mortal que exponía mi alma a encontrarse, si tal era posible, más allá de la gracia infinita del Dios más misericordioso y más terrible.

En la noche del día en que cometí esta crueldad, desperté a los gritos de incendio. Las cortinas de mi cama estaban convertidas en llamas. Toda la casa ardía. Con gran trabajo pudimos escapar de esta conflagración mi mujer, mi criada y yo. Todas mis riquezas desaparecieron repentinamente, y desde entonces me entregué a la desesperación.

Estoy por encima de la flaqueza de establecer relación alguna de causa y efecto entre el desastre y la atrocidad cometida. Pero refiero una cadena de acontecimientos y no quiero dejar ningún eslabón incompleto. Al día siguiente del incendio visité las ruinas. Todos los muros, con excepción de uno, se habían desplomado. El que continuaba en pie era la pared no muy gruesa de una habitación situada en el centro de la casa, y contra la cual descansaba antes la cabecera de mi lecho. El estuco había resistido allí en gran parte la acción del fuego, hecho que atribuí a su reciente aplicación. Densa muchedumbre se había apiñado cerca de este muro, y muchas personas parecían examinar cierta parte con viva y minuciosa atención. Las palabras "¡extraño!" "¡singular!" excitaron mi curiosidad. Me aproximé, y pude observar la figura de un gato gigantesco grabado como al bajo relieve sobre la blanca superficie. La impresión se había fijado allí con detalles verdaderamente maravillosos. Veíase una cuerda al rededor del cuello del animal.

Cuando se presentó por primera vez ante mis ojos esta aparición—pues difícilmente podía considerarla de otro modo—mi sorpresa y mi terror fueron extremados. Pero al fin vino la reflexión en mi ayuda. Recordé que había ahorcado al gato en un jardín contiguo a la casa. A la voz de fuego, el jardín se llenó de gente inmediatamente; y una de aquellas personas cortó sin duda la cuerda de que pendía el animal, arrojándolo a mi aposento por alguna ventana abierta. Probablemente esto se hizo con el propósito de despertarme. El desplome de los otros muros comprimió seguramente contra el estuco fresco a la víctima de mi crueldad; y la cal de la mezcla, combinada con el amoniaco del cuerpo, y por efecto de las llamas, había producido la figura que allí aparecía.

A pesar de que tranquilicé prontamente mi razón, ya que no mi conciencia, acerca del hecho sorprendente que acabo de manifestar, no dejó por ello de hacer profunda impresión en mi mente. Durante largos meses no pude librarme del fantasma del gato; y en este período se apoderó también de mi espíritu cierto vago sentimiento que se asemejaba al remordimiento aunque en realidad no lo fuera. Llegué hasta deplorar la pérdida del animal y a buscar a mi alrededor, en los abyectos lugares que frecuentaba habitualmente, otro favorito de la misma especie y hasta cierto punto de apariencia semejante para reemplazarle.

Una noche en que me hallaba sentado, medio embrutecido, en uno de aquellos antros de infamia, atrajo repentinamente mi atención un objeto negro que reposaba en lo alto de uno de los enormes barriles de ginebra o de ron que constituían el principal mueblaje del departamento. Había estado mirando fijamente por varios minutos la parte superior del barril, y lo que causaba mi mayor sorpresa era la circunstancia de no haber advertido antes el objeto en cuestión. Acerquéme, y le toqué. Era un gato negro, muy grande, tan grande como Plutón y semejante a él en todos sus detalles con excepción de uno solo. Plutón no tenía un pelo blanco en ninguna parte del cuerpo, mientras este gato tenía un gran grupo de manchas blancas de forma indefinida que le cubría casi todo el pecho.

Al tocarle yo, se levantó prontamente, comenzó a hilar de contento, se restregó contra mi mano, y pareció deleitarse con mi atención. Éste era pues el ser que andaba yo tratando de encontrar. Inmediatamente propuse su compra al tabernero, quien manifestó no ser su dueño: no conocía al gato; jamás lo había visto antes.

Continué acariciándole, y cuando me preparaba a regresar a mi domicilio, el animal mostró disposición de acompañarme. Le permití hacerlo así, deteniéndome de vez en cuando a darle palmaditas antes de proseguir. Cuando llegamos a la casa se domesticó inmediatamente, haciendo al punto grandes migas con mi mujer.

Por lo que a mí toca, pronto sentí despertarse dentro de mí cierta antipatía por el animal. Era justamente lo contrario de lo que esperaba; pero, no sé cómo ni por qué, su evidente afección me repugnaba y me hastiaba. Poco a poco este sentimiento de tedio y repugnancia se convirtió en odio acerbo. Evitaba al animal; pero cierta sensación de vergüenza y el recuerdo de mi crueldad anterior me impedían maltratarlo. Durante varias semanas no lo golpeé, ni lo traté con violencia en forma alguna; pero gradualmente, muy gradualmente, llegué a mirarlo con aversión intolerable, y a huir en silencio de su odiosa presencia como de un hálito pestilente.

Lo que aumentó indudablemente mi aversión por el animal fué el descubrimiento, a la mañana siguiente de haberle traído a casa, de que, a semejanza de Plutón, se hallaba privado de un ojo. Esta circunstancia, sin embargo, lo hizo más caro a mi mujer, quien, como dije antes, poseía en alto grado aquella humanidad de sentimientos que había sido en otro tiempo uno de mis rasgos distintivos y fuente de muchos sencillos y puros placeres.

Con mi odio por el gato parecía aumentar, sin embargo, su predilección por mí. Seguía mis pasos con pertinacia tal que sería difícil hacer comprender al lector. Dondequiera que me sentase se acurrucaba bajo la silla o saltaba sobre mis rodillas cubriéndome de sus repugnantes caricias. Si me levantaba a pasear, se metía entre mis pies casi haciéndome caer; o clavando en mis vestidos sus largas y afiladas garras, se encaramaba de este modo hasta mi pecho. En tales momentos, aun cuando hubiera deseado aplastarlo de un golpe, sentíame cohibido para hacerlo, parte por el recuerdo de mi crimen anterior, mas principalmente, dejadme confesarlo al fin, por el terror absoluto que me inspiraba el animal.

Este terror no era precisamente de daño físico; y sin embargo, no sabría cómo definirlo. Me siento casi avergonzado de confesar (sí, aun en esta celda de criminal, estoy casi avergonzado de confesar) que el espanto y el horror que el gato me inspiraba se aumentaban por una quimera de lo más fantástica que es posible imaginar. Mi mujer me había llamado la atención más de una vez sobre la índole de la mancha de pelo blanco de que he hablado, y que constituía la única diferencia visible entre este extraño animal y el que yo había ahorcado. El lector recordará que esta marca, aunque grande, era al principio indefinida; mas por pequeños grados, grados casi imperceptibles, y que mi razón luchó mucho tiempo por rechazar como fantasías, había asumido al fin rigurosa claridad de líneas. Representaba ahora un objeto que me estremezco de nombrar; y por eso, sobre todo, aborrecía y temía, y me habría librado del monstruo de buena gana, si me hubiera atrevido; representaba ahora, decía, la imagen de algo espantoso, una cosa horrible, ¡el Patíbulo!—¡oh, lúgubre y funesta máquina de horror y de crimen, de agonía y de muerte!

Y me encontraba yo verdaderamente desventurado, más allá de los límites de miseria que es dado soportar a la pobre humanidad. ¡Y había de ser una bestia irracional, a cuyo semejante destruí con menosprecio; había de ser unabestia irracional quien me causara a , a mí, un hombre, formado a imagen del supremo Dios, este sufrimiento intolerable! ¡Ah! ¡Ni de día ni de noche volví jamás a saborear la bendición del descanso! ¡Durante el día la bestia no me dejaba solo un momento; y en la noche despertaba a cada instante de sueños de terror insuperable para sentir sobre mi rostro el ardiente aliento de la cosa, y su flácido peso oprimiendo eternamente mi corazón como pesadilla encarnada que no tenía el poder de sacudir!

Bajo la presión de tortura semejante sucumbieron los pocos restos del bien dentro de mí. Los malos pensamientos eran mi sola compañía, los más negros y depravados pensamientos. La acostumbrada irritabilidad de mi carácter aumentó hasta el aborrecimiento de todas las cosas y de toda la humanidad; mientras mi mujer, sin una queja, era ¡ay de mí! la víctima diaria y paciente de los súbitos, frecuentes e incontenibles arranques de furia a que entonces me abandonaba ciegamente.

Un día me acompañaba ella en algún recorrido casero por los sótanos del viejo edificio que nuestra pobreza nos compelía a habitar. El gato me seguía por las escaleras, y haciéndome casi precipitar, me exasperó hasta la locura. Cogiendo un hacha, y olvidando en medio de mi ira el terror infantil que hasta entonces había detenido mi mano, asesté un golpe al animal, que le habría sido fatal instantáneamente a caer como yo lo deseaba. Pero la mano de mi mujer desvió el golpe. Arrastrado por su intervención a ira más que demoniaca, desasí el brazo que ella me sujetaba y hundí el hacha en su cabeza. Cayó muerta en el sitio, sin un gemido.

Cometido el horroroso asesinato, me dediqué sin tardanza y con entera deliberación a la tarea de ocultar el cadáver. Sabía bien que no podría sacarlo fuera de la casa, ni de día ni de noche, sin correr el riesgo de ser observado por los vecinos. Diversos proyectos se presentaron a mi imaginación. A veces pensaba en cortar el cuerpo en menudos fragmentos y hacerlos desaparecer por medio del fuego. Otras, resolvía cavar una sepultura en el suelo del sótano. Luego, deliberaba sobre si sería conveniente arrojarlo al pozo del patio; o empacarlo como mercadería en un cajón con los requisitos acostumbrados, y buscar un mozo de cuerda que lo sacara fuera de la casa. Finalmente di con lo que me pareció expediente mejor que todos los anteriores. Determiné emparedarlo en el sótano, como se dice que hacían con sus víctimas los monjes de la edad media.

La cueva se adaptaba muy bien para tal objeto. Sus muros estaban construídos con gran solidez, y recientemente habían sido revocados con una mezcla que la humedad de la atmósfera no había dejado endurecer. Existía, además, en uno de los muros una protuberancia causada por cierta falsa chimenea u hogar que se había rellenado para nivelarla con el resto del sótano. No puse en duda el que fácilmente se podría remover los ladrillos en aquel sitio, colocar allí el cuerpo y disponer el muro en su forma primitiva de manera que nadie pudiera percibir nada sospechoso.

Mis cálculos no me engañaron. Con ayuda de una barra de hierro arranqué fácilmente los ladrillos, y depositando cuidadosamente el cadáver contra la pared interior, lo mantuve en esta posición mientras que, con poco trabajo, volvía a rehacer el muro conforme se encontraba anteriormente. Procurándome argamasa, arena y filamentos con las precauciones posibles, preparé un compuesto que no pudiera distinguirse del enlucido antiguo y lo coloqué esmeradamente sobre el nuevo enladrillado. Al concluir, me sentí satisfecho de mi obra. El muro no ofrecía la más ligera señal de haberse removido. Recogí los fragmentos del suelo con el cuidado más minucioso. Miré triunfante en torno y me dije a mí mismo: "¡Aquí, por lo menos, mi labor no ha sido en vano!"

Me preocupé en seguida de buscar al animal que había causado tanta desventura, porque al fin había resuelto firmemente deshacerme de él. Si me hubiera sido dado encontrarle en aquel momento, su suerte no habría sido dudosa; mas parecía que el taimado gato, alarmado por la violencia de mi cólera, evitaba afrontar mi actual disposición. Es imposible describir o imaginar la intensa sensación de reposo bienaventurado que produjo en mi pecho la ausencia de esta detestada criatura. Tampoco apareció en la noche; y así, por una vez siquiera, desde su llegada a la casa, dormí con sueño profundo y tranquilo; dormí, ¡ay, a despecho del asesinato que pesaba sobre mi alma!

Transcurrieron el segundo y el tercer día, y mi atormentador no se presentó. Respiré de nuevo como hombre libre. ¡El monstruo, en su terror, había abandonado la casa para siempre! ¡No lo vería más! ¡Mi felicidad era suprema! La perversidad de mi negro crimen me molestaba apenas. Tuvieron lugar algunos interrogatorios que fueron contestados fácilmente. Aun se procedió a una pesquisa; mas, por supuesto, nada pudieron descubrir. Creía ya asegurada mi felicidad futura.

Hacia el cuarto día después del asesinato, se presentó en la casa inopinadamente un grupo de la policía y procedió de nuevo a verificar rigurosa investigación en el edificio. Seguro como me hallaba de que mi escondrijo era inescrutable, no sentí preocupación alguna. Los oficiales me ordenaron acompañarles en su pesquisa. No dejaron rincón ni esquina sin escudriñar. Al fin, por tercera o cuarta vez bajaron al sótano. Ni uno sólo de mis músculos se conmovió. Mi corazón latía tranquilamente como el de aquel que duerme en la inocencia. Paseé la cueva de un extremo al otro. Había cruzado los brazos sobre el pecho y vagaba sin inquietud de acá para allá. La policía se mostró enteramente satisfecha y se preparaba ya a partir. El júbilo era demasiado grande en mi corazón para poder refrenarlo. Me quemaba por decir algo, una palabra de triunfo siquiera, para afirmar más aún la certeza de mi inocencia.

"Caballeros," dije al fin, cuando el grupo comenzaba a subir las escaleras, "estoy deleitado al ver que vuestras sospechas se han desvanecido. Os deseo salud y un poquillo más de cortesía. A propósito, caballeros, ésta es una casa muy bien construída." (En mi rabioso deseo de decir algo con desenvoltura, apenas sabía ya lo que hablaba). "Hasta diré admirablemente bien construída. Estos muros—¿os vais, caballeros?—estos muros están edificados con gran solidez;" y entonces, por puro frenesí de bravata, golpeé pesadamente con un bastón que llevaba en la mano la misma construcción de ladrillos tras de la cual se encontraba el cadáver de la esposa de mi alma.

Pero ¡así me libre Dios y me defienda de las fauces del Enemigo! Apenas la repercusión de los golpes se ahogó en el silencio, cuando ¡una voz contestó dentro de la tumba! Un gemido, ahogado e interrumpido primero y semejante al llanto de un niño, que pronto se elevó convirtiéndose en grito largo, fuerte y sostenido, completamente anormal y nada humano; un alarido, un chillido lamentoso, mitad de horror y mitad de triunfo, como puede oírse brotar solamente del infierno, reuniendo el grito de agonía de los condenados y la exultación de los demonios por su condenación.

Sería locura hablar de mis sentimientos. Desfalleciente, retrocedí titubeando hasta el muro opuesto. Por un momento quedó inmóvil el grupo en las escaleras a causa de su extremo horror y espanto. En el momento inmediato una docena de brazos robustos atacaba el muro. Cayó completamente. El cadáver, ya descompuesto, y cubierto de grumos de sangre coagulada, permanecía erguido ante los ojos de los espectadores. Sobre su cabeza, con la roja boca distendida, y echando fuego por su único ojo, estaba la asquerosa bestia cuya astucia me indujo al asesinato, y cuya voz informe me entregaba al verdugo. ¡Había emparedado al monstruo dentro de la tumba!