QUE RECOMIENDO  
 
 
   
 
 
  Teatro de Interés  
     
     
  Satisfaction  
  Extiende su temporada hasta el 29 de septiembre.  
     
     
  Negación  
  Una historia sobre nuestras pérdidas.  
     
     
  El Rodeo de Impro 2016  
  Un encuentro de vaqueros que te matará de risa.  
     
     
  El Viaje de Ninna  
  Un divertido periplo de 4 x 4.  
     
     
  Un Sueño Profundo: La reseña  
  ¿Qué es lo que ocurre dentro de tu cabeza cuando decides no estar en este mundo?  
     
     
  La extinción de los dinosaurios: Reseña  
  Una divertida obra que te intentará robar hasta la risa.  
     
     
  Cartografía sobre la arena  
  Del 17 de junio al 17 de julio en el Teatro Benito Juárez  
     
     
  Yo, Ulrike, grito  
  Una obra de Dario Fo y Franca Ramé.  
     
     
  El Misterio del Circo donde nadie oyó nada  
  Se presenta cada fin de semana hasta el 26 de junio en el Teatro Sergio Magaña.  
     
     
  Don Giovanni  
  La ópera del mes.  
     
     
  El Teatro: Los Misterios Detrás de una Obra  
  Te invitamos a dar un paseo por las entrañas del montaje de una obra, ¿nos acompañas?  
     
     
  Teatro en Corto  
  Una novedosa forma de hacer teatro.  
     
     
  Otello  
  El Rey moro y sus trágicos celos...  
     
     
  Teatro en Corto: Si nos organizamos cogemos todos  
  20 minutos de risas garantizadas  
     
     
  Carmina Burana  
  ¿Es Ópera?  
     
     
  Tom en la Granja  
  Una obra donde se rompen hilos y de los pedazos deshilachados se forman anclas para sobrevivir.  
     
     
  Mefistófeles  
  El bien, el mal, el cielo, el infierno.  
     
     
  Esperando a Godot  
  Una obra magistral de Samuel Beckett, que retrata absurdamente bien la realidad de la existencia humana.  
     
     
  Yamile Palacios y la magia del Teatro en Corto  
  Una nueva visión dinámica y divertida.  
     
 
Esperando a Godot
Una obra magistral de Samuel Beckett, que retrata absurdamente bien la realidad de la existencia humana.
 

Por César D. Armenta. Imagen extraída de la fan page de Facebook de Samuel Beckett

Estragón: No hay nada que hacer.
Vladimir: Empiezo a creerlo. Durante mucho tiempo me he resistido a pensarlo, diciéndome, Vladimir, sé razonable, aún no lo has intentado todo. Y volvía a la lucha…
 
Este es el diálogo inicial de la brillante obra en dos actos, perteneciente al teatro de lo absurdo, escrita en los años 40´s por uno de mis escritores favoritos, Samuel Beckett.  Beckett escribió esta obra originalmente en francés y posteriormente la tradujo al inglés su lengua vernácula, para que viera la luz en 1955.
 
Recuerdo muy bien que cuando estaba en la preparatoria y comenzaba a hacerme fan de comprar libros en las famosas librerías de viejo que están en el Centro de la Ciudad de México, un amigo me habló de la corriente del teatro del absurdo, me introdujo primero a uno de sus máximos exponentes, Eugene Ionesco, y luego yo, haciendo gala de las mágicas conexiones que nos regala la literatura, fui llegando a otros más como Alfred Jarry y finalmente a Samuel Beckett.
 
El lazo que me vinculó a Beckett fue inmediato, debo reconocer que ninguno de los dos anteriores logró el impacto que Esperando a Godot tuvo en mí en ese momento de la vida.  La obra me pareció brillante, llena de elementos que me abrieron los ojos a un mundo nuevo e innovador, ya había probado las mieles de Nietzsche, Camus y Sartre para ese entonces, pero la manera en que el absurdo magistral de la obra trataba el existencialismo, me fue particularmente atractiva. 
 
El punto central de Esperando a Godot es la situación de dos vagabundos, Estragón y Vladimir, que están esperando a un individuo de nombre Godot, el cual nunca llegará a encontrarlos durante la obra.  El desarrollo nos lleva a una serie de diálogos sin sentido aparente y repetitivos, en el que ya sea en su propia voz o en el papel de Pozzo y Lucky, los protagonistas reflexionan sobre su espera.  “Hoy no vendrá, pero seguro mañana sí” es la premisa que los conserva en ese punto, con la esperanza de que así sea. 
 
La situación per sé es irónicamente precisa y vigente aún en nuestro días sobre la existencia humana.  Se trata de la manera en que todos los días nos levantamos y vivimos, esperando que llegue algo, ese algo puede ser hacernos millonarios, ser famosos, ser felices, ser triunfadores, malvados, delgados, gordos, encontrar pareja, ir al cielo o al infierno, en fin, cada una de las aspiraciones que podamos tener dentro de nuestro ideario existencial.  Trabajamos, vivimos, así como soñamos con ello y quizá lo conseguiremos, pero al final siempre estaremos esperando por algo más, ese es el reflejo que plasma Beckett en esta obra.  La razón de nuestra existencia en cualquier término es una invención absurda que nos ata a un lugar, a nuestra vida.
 
En México, de cuando en cuando, hemos tenido la fortuna de ver montada esta obra en teatros de la Ciudad, desafortunadamente en septiembre de este año terminó su último montaje, con suerte el año que entra volveremos a gozar de ella.  Cuando esto suceda te recomiendo ampliamente que vayas. 
 
Si no quieres esperar tanto, comienza leyendo el libro o viendo este video con la adaptación cinematográfica (está en inglés): http://youtu.be/tuU3RrGj3Lc