QUE RECOMIENDO  
 
 
   
 
 
  Teatro de Interés  
     
     
  Satisfaction  
  Extiende su temporada hasta el 29 de septiembre.  
     
     
  Negación  
  Una historia sobre nuestras pérdidas.  
     
     
  El Rodeo de Impro 2016  
  Un encuentro de vaqueros que te matará de risa.  
     
     
  El Viaje de Ninna  
  Un divertido periplo de 4 x 4.  
     
     
  Un Sueño Profundo: La reseña  
  ¿Qué es lo que ocurre dentro de tu cabeza cuando decides no estar en este mundo?  
     
     
  La extinción de los dinosaurios: Reseña  
  Una divertida obra que te intentará robar hasta la risa.  
     
     
  Cartografía sobre la arena  
  Del 17 de junio al 17 de julio en el Teatro Benito Juárez  
     
     
  Yo, Ulrike, grito  
  Una obra de Dario Fo y Franca Ramé.  
     
     
  El Misterio del Circo donde nadie oyó nada  
  Se presenta cada fin de semana hasta el 26 de junio en el Teatro Sergio Magaña.  
     
     
  Don Giovanni  
  La ópera del mes.  
     
     
  El Teatro: Los Misterios Detrás de una Obra  
  Te invitamos a dar un paseo por las entrañas del montaje de una obra, ¿nos acompañas?  
     
     
  Teatro en Corto  
  Una novedosa forma de hacer teatro.  
     
     
  Otello  
  El Rey moro y sus trágicos celos...  
     
     
  Teatro en Corto: Si nos organizamos cogemos todos  
  20 minutos de risas garantizadas  
     
     
  Carmina Burana  
  ¿Es Ópera?  
     
     
  Tom en la Granja  
  Una obra donde se rompen hilos y de los pedazos deshilachados se forman anclas para sobrevivir.  
     
     
  Mefistófeles  
  El bien, el mal, el cielo, el infierno.  
     
     
  Esperando a Godot  
  Una obra magistral de Samuel Beckett, que retrata absurdamente bien la realidad de la existencia humana.  
     
     
  Yamile Palacios y la magia del Teatro en Corto  
  Una nueva visión dinámica y divertida.  
     
 
Tom en la Granja
Una obra donde se rompen hilos y de los pedazos deshilachados se forman anclas para sobrevivir.
 
Por César D. Armenta
Imagen: Poster oficial de la obra

“Perder repentinamente a alguien es como un hilo que se rompe. Esa atadura que nos ligaba al otro, al que ya no está. Los pedazos deshilachados buscan, por instinto de supervivencia, atarse a otros pedazos deshilachados”, dice el director de la obra Tom en la Granja, Michel Marc Bouchard, para darnos una probada de lo que nos espera de esta representación, que se presenta hasta el 26 de octubre en el Foro Lucerna de la Ciudad de México.
 
Con un escenario complejamente simple, un foro íntimo, cercano, las luces se apagan, la obscuridad inunda el espacio.  Un sonido de motor de carro suena, una puerta se abre, luego pasos sobre un piso crujiente de madera.  Las luces se encienden, Tom (Pedro de Tavira) está sentado en un comedor, una cola de caballo, barba, ropas fashion, lo caracterizan; está en medio de un monólogo intenso, una introspección que saca una que otra risa a quienes miran la obra.  De pronto entra Agathe (Verónica Langer) quien en vez de asustarse por el extraño en su comedor, se presenta con él de una forma muy cool, y le ofrece de comer, está de duelo, pero está contenta de recibir a uno de los amigos de su hijo recién fallecido.
 
Así da inicio Tom en la Granja, una producción de Co-Productions, Teatro UNAM, el Sistema de Teatros de la Ciudad de México y Compañía Los Endebles A.C.; que nos narra la historia de un joven homosexual que perdió a su amado y que al asistir a su funeral en una granja situada en un poblado lejano de la Ciudad donde viven, descubre que su pareja escondía demasiados secretos no sólo a su familia, sino a él mismo.
 
A través de un humor interesante, la obra se desarrolla en 110 minutos de gran intensidad, en la que somos testigos de las telarañas que se desarrollan entre Francis (Leonardo Ortizgris), hermano del difunto, y Tom; así como la llegada sorpresiva de Sara (Alaciel Molas) quien viene a poner un poco más de sal y pimienta al desenlace.
 
Si se tuviera que dar un veredicto, les diría que es una obra muy buena, el reparto es fresco, la combinación que da en el escenario la juventud de Pedro de Tavira y Leonardo Ortizgris, con la gran experiencia y actuación de Verónica Langer, la hacen interesante y si se vale la expresión, divertida, pese a lo fuerte de la temática y de lo que está ocurriendo en cada escena.  El escenario me gustó mucho, con un espacio tan pequeño, la versatilidad que da el poder transformar un comedor en un cuarto o en el establo, o en la fosa de las vacas, incluso en un cementerio; permiten que sigas el hilo de la trama sin interrupciones. 
 
Te invito a que la veas, te pasarás un buen rato con una obra que te hará reflexionar precisamente sobre cómo se rompen hilos en nuestra vida, y cómo intentamos amarrarnos a nuevas situaciones a veces para entendernos, otras veces simplemente para mantenernos vivos.
 
Me gustaría mucho que me contarás si te gustó tanto como a mí, escríbeme a contacto@labibliotecaestelar.com o en twitter a @biblio_estelar.